Quiste o bolitas en el oído – Síntomas

Rate this post

Quiste en el oído – osteoma

Un quiste en el oído, también conocido como “Osteoma/”, es un tumor patológico en la piel, que aparece detrás del tímpano, en el oído medio. El quiste en el oído aparece como resultado de una infección que se repite una y otra vez, causando el crecimiento del tejido interno de la piel, que pertenece a la piel del tambor.

Con el tiempo el quiste puede crecer y así también dañar los huesos delicados del oído medio. Esto puede causar una línea de síntomas desagradables, tales como pérdida de oído, zumbido (sonidos de la audición no de fuentes externas) y también  vértigos e incluso, en casos raros, la parálisis en los músculos faciales.

¿Por qué está sucede?

El quiste en el oído,  osteoma, aparece generalmente después de un defecto en la trompeta de audio, en el mismo tubo, que liga el oído medio al bozal. Esto es seguido generalmente por una infección en el oído medio, que conduce a la formación del quiste.

Ya sea para sinusitis, alergia o frío, cuando la función de trompeta de audio está dañada, el aire que se acumula en el oído medio no se afloja a través de la nariz y se absorbe en el cuerpo. Así, se crea un vacío parcial en el mismo lugar, el cual es almacenado en un saco, creado a partir del estiramiento de la piel, y especialmente en aquellas áreas que fueron debilitadas por infecciones anteriores.

Las infecciones del oído son la causa más común de osteoma, los que sufren de infecciones repetitivas están en mayor riesgo de desarrollar un quiste en el oído.

Síntomas de un quiste en el oído

En las primeras etapas, después de la aparición del oesteoma, puede aparecer un mal olor en el oído. Con el tiempo, y a medida que el osteoma está creciendo, lleva a una sensación de oídos llenos, una sensación de presión, pitidos y ruidos, así como una disminución en la vista.

Uno de los síntomas más comunes, especialmente por la noche, es un dolor que aparece en el oído o detrás de la oreja. Este dolor es perceptible y puede causar gran malestar. La debilidad muscular, que aparece en la cara del oído infectado, es un síntoma conocido, así como mareos. Cuando aparecen estos síntomas, ya sean todos o algunos, es importante ponerse en contacto con el médico que lo atiende para examinar el asunto y recibir el tratamiento apropiado.

El tratamiento ofrecido a los enfermos

La diagnosis inicial es realizada generalmente por un doctor del oído-nariz, identificando el quiste. El tratamiento inicial puede ser tomar antibióticos, gotas para los oídos o drenaje. El propósito primario de este tratamiento es controlar la infección.

Si éste es un quiste muy grande, o es un quiste complicado, no hay escape de un procedimiento quirúrgico para prevenir complicaciones posibles. En esta etapa se harán un número de pruebas preliminares, tales como prueba de oído, prueba del balance, radiografía.

Estas pruebas pueden determinar la magnitud del daño causado por el quiste y el nivel de audición. A veces, una sola cirugía no es suficiente, y después de un período de 6 meses o 12 meses, otra cirugía es necesaria para restablecer la audición.

Después de la operación, la cirugía será lanzada el mismo día, y  se debe tomar los antibióticos y evitar actividad vigorosa. Al mismo tiempo, se debe realizar una vigilancia médica regular para verificar el área y asegurarse de que el quiste no ha regresado. Si se crea espacio en su lugar, se debe limpiar una vez por unos meses para prevenir las infecciones.

Importante saber

Un quiste en el oído puede ser muy peligroso si se ignora. Puede causar la infección en áreas adyacentes, como en el área del oído interno e incluso el cerebro y llevar a un estado de absceso en el cerebro, meningitis, sordera e incluso una muerte. Por esta razón es importante tratarlo lo antes posible y en la ayuda de los expertos.

Be First to Comment

Deja un comentario Cancelar respuesta